Feature 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi volutpat justo sed efficit cursus. Mauris fringilla quam.

Alerta por el inicio de una nueva ola de Covid, con la variante XE y Ómicron

Uno de las preocupaciones del Covid-19 que aún mantiene en vilo al mundo actualmente son las nuevas mutaciones del virus que van surgiendo, muchas registradas en las últimas semanas y, pese a que los casos de coronavirus vienen bajando lentamente, este fin de semana el mundo superó los 500 millones de infectados desde el inicio de la pandemia. 

La última gran amenaza del virus, la variante Ómicron, puso contra la cuerdas el pronóstico de los especialistas del «final de la pandemia»: la cepa surgida en Sudáfrica en noviembre del 2021 se expandió con tal rapidez por todo el mundo que los gobiernos y los aparatos de salud apenas llegaron a reaccionar.

El pico, que afectó tanto a la Argentina como a centenares de otros países, se dio entre fines de diciembre y principios de febrero: decenas de naciones registraron récords de casos nunca antes vistos, aunque el número de muertos se mantuvo relativamente estable en contraste con otras olas gracias al avance de la vacunación.

Hoy en día, esta situación se ha calmado en casi todos los países y, salvo casos concretos como el de China, la variante Ómicron y sus efectos mortales están bajo control.

Sin embargo, el avance relámpago de esta cepa dejó una enseñanza para la humanidad: cuidado con cantar victoria antes de tiempo. Ahora, Ómicron es seguida de cerca por los especialistas, que aún la estudian en profundidad para conocer sus efectos.

Una de las principales preocupaciones actuales de los científicos se trata de las variaciones que la misma cepa Ómicron presenta: mientras que BA.1 y BA.2 fueron las responsables de la ola global que se dio entre el 2021 y el 2022, en marzo se detectó el surgimiento de los linajes BA.4 y BA.5, mientras que BA.3 -con menos potencial- ya se conocía.

Además, estos sublinajes de la variante Ómicron también se han combinado en lo que hoy se conoce como Ómicron XE, una cepa «recombinante» que incluye tanto a BA.1 como a BA.2: ¿Qué tanto debería preocuparnos esta nueva mutación del virus?

Ómicron XE fue descripta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una cepa «recombinante», es decir que justamente combina dos linajes de Ómicron en uno solo, en este caso, BA.1 y BA.2.

Estas combinaciones entre linajes se dan cuando dos tipos distintos infectan a un mismo organismo, generando así un virus «híbrido»: también pueden darse entre diferentes variantes, como es el caso de Deltracon, la cepa recombinante que mezcla Delta y Ómicron.

Tal como explica la viróloga Gracia C. Roberts, investigadora de la Universidad de Leeds, en su última columna publicada en el portal chileno de La Tercera, «los virus recombinantes pueden exhibir cambios marcados en su comportamiento, como una mayor infecciosidad, evasión de nuestra inmunidad existente al virus o resistencia a los medicamentos».

Sin embargo, esto no necesariamente implica que los virus recombinantes muestren diferencias más preocupantes en contraste con sus virus originales: «Sabemos que Ómicron XE tiene la mayor parte de su información genética, incluida la proteína espiga, de la subvariante BA.2 de Ómicron, que es la variante predominante en el Reino Unido en este momento. Por lo tanto, es probable que las características de XE (como la transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad y la eficacia de la vacuna) sean similares a las de BA.2», explica la especialista al medio internacional.

Pese a esto, resalta la importancia de que los especialistas sigan de cerca a Ómicron XE para conocer en profundidad su comportamiento «ya que es un virus genéticamente distinto de sus padres».

Según indican los datos recolectados al momento, Ómicron XE parece ser levemente más contagiosa que Ómicron BA.2 ya que se observa una mayor tasa de crecimiento en la población afectada en el Reino Unido, el país donde se detectó la cepa recombinante en primer lugar.

«Sin embargo, debido a que actualmente solo hay una pequeña cantidad de infecciones con XE, los datos que tenemos sobre esto son limitados y es difícil sacar conclusiones sólidas por ahora», subraya Roberts.

Al 8 de abril, en el Reino Unido, el primer país donde se detectó XE; se observaron al menos 1.179 casos de Ómicron XE a través de análisis genómicos.Tags relacionados

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados