Feature 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi volutpat justo sed efficit cursus. Mauris fringilla quam.

Cómo fue el primer recital de Coldplay en River

Y llegó el día esperado. El momento en que Coldplay haría explotar la pasión argentina en el primero de sus diez River. Chris Martin apareció en escena y las más de 60 mil almas emulaban una sola voz, pero con un volumen casi ensordecedor. Chris miró los rostros del público con una sensación de asombro evidente. No le entraba en su cabeza tanto fanatismo por aquella banda que había garabateado allá por 1996 en la Universidad de Londres con su amigo Jonny Buckland, el mismo guitarrista que hoy es la otra piedra fundamental de esta banda que no para de batir récords de convocatoria.

«Music of the Spheres» fue la intro climática de apertura, en lo que sería la obertura del acto 1, conocido como «Planets». Mientras los más demorados seguían entrando y otros lucían la remera recién comprada con el logo de Coldplay, arrancó «Higher Power» y muchos la cantaron de punta a punta mientras la fiesta iba tomando color y calor.

«Adventure of a Lifetime» le siguió en la lista, con imágenes en las pantallas y otra vez el coro multitudinario, pero esta vez se sumaron algunos fans haciendo las coreografías del baile de los monos en el popular video del tema del disco «A head full of dreams».

La gente volvió a ser protagonista en «Paradise». Parecía que Coldplay había elegido los temas que la gente quería oír. Se advirtió en los codazos de unas y otros cuando apareció el primer acorde conocido. Fue como si dijeran: «¡Escuchá cuál están tocando!»

Y, como si fuera poco, después de la siempre rendidora «Charlie Brown» llegó ese himno llamado «The Scientist», que habla de un amor perdido, que huele a pérdida y tristeza, pero que conmovió a todos y todas, que la cantaron de punta a punta para sorpresa de Martin y Buckand y también de esa base rítmica impecable y sutil que conforman Guy Berryman, en bajo y Will Champion, en batería.

Luego llegaría «Let Somebody Go», donde la californiana H.E.R. (que ya había estado en el escenario como banda soporte) reemplazó a Selena Gómez, la voz de la versión de estudio. El gran guiño para su público argentino fue el clásico de Soda Stereo «De música ligera», cantada en castellano y rematada con un «gracias, Gustavo».

Finalmente, todo se «pintó» de amarillo para «Yellow», ya con Chris Martin con una bandera argentina enganchada en el pantalón.

«Gracias por estar aquí, después de tantos problemas económicos y Covid», dijo Martin con una pronunciación enrevesada, pero ni siquiera era necesario un castellano correcto para que el ida y vuelta funcionara: el público fue a River a escuchar los temas que conocía y Coldplay les respondió exactamente con eso, un show a medida, el primero de los diez que harán en Argentina confirmando un romance en su pico más alto.

La previa

La buena música comenzó muy temprano, pasadas las 7 de la tarde, cuando Zoe Gotusso, la misma que encandiló a propios y extraños con Salvapantallas, apareció en escena con su set de canciones intimistas.

La cordobesa abrió con «Un Bossa +» en una lista de diez temas que cerró con «Ganas», donde mostró su dulzura acostumbrada aunque el público le respondió con cierta frialdad, más ocupado en el «círculo cinético» donde competían saltando y bailando.

Pasadas las 20 llegó H.E.R y el público la recibió con una ovación. La cantante, pianista, guitarrista y baterista mostró su potencia y sensualidad en los temas de pulso soulero. Sorprendió ver entre el público a fans declarados de la artista con su rostro estampado en las remeras.

Finalmente se metió a la gente en el bolsillo, después de una versión de «We will rock you» que levantó al público y dejó el escenario caliente para Coldplay.

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados