La Papa

Cómo funcionará el superministerio de Sergio Massa

En un giro copernicano del Gobierno, el presidente Alberto Fernández decidió empoderar a Sergio Massa y le otorgó el cargo de superministro con el manejo de los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, incluyendo además las relaciones con los organismos internacionales, bilaterales y multilaterales de crédito.

Luego de una jornada marcada por la fuerte tensión el Gobierno decidió redefinir la estructura de poder con la idea de dar una señal a los mercados, aquietar las aguas adentro del Frente de Todos y relanzar la gestión.

Por medio de un comunicado oficial de la Casa Rosada se informó que Alberto Fernández decidió «reorganizar las áreas económicas de su gabinete para un mejor funcionamiento, coordinación y gestión».
Así, el actual presidente de la Cámara de Diputados pasará a tener el control de tres Ministerios, más la Secretaría de Asuntos Estratégicos que dejó vacante Gustavo Béliz con su renuncia.

La reemplazante de Béliz será la hasta hoy titular de Administración Nacional de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont. Y en su lugar en la AFIP irá Carlos Castagneto, un incondicional del kirchnerismo, muy cercano a Alicia Kirchner.

Además, el ministro de Producción Daniel Scioli dejará su cargo y volverá como embajador argentino en Brasil. Y Julián Domínguez dejó el Ministerio de Agricultura.

En la práctica los Ministerios de Producción y de Agricultura pasarán a ser Secretarías de Estado y Economía estará como el superministerio a cargo de Massa con todas esas secretarías a cargo.
En tanto Batakis pasará a ser presidenta del Banco Nación. Pero más allá de este detalle lo cierto es que el nuevo esquema de poder concentrado en Massa tiene pocos antecedentes en la Argentina.

De hecho, el antecedente más cercano es el de Domingo Cavallo durante la primera presidencia de Carlos Menem. Es que allí manejaba el Ministerio de Economía pero tenía a cargo la Secretaría de Agricultura, la de Hacienda, de Finanzas y la Secretaría de Comercio Exterior que estaba bajo la órbita de Economía con poder en Cancillería.

Según pudo saber El Cronista la decisión de poner a Massa como un superministro fue consensuada con Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

Batakis quedó sumamente debilitada. Había presentado su renuncia al Presidente pero le fue rechazada. Continuará en el cargo aunque no está claro si el equipo que había conformado se mantendrá. Le dieron también la presidencia del Banco Nación como una manera de sumar poder.

Fuente: El Cronista.

Comparte