La Papa

¿Conviene invertir en plazo fijo?

El plazo fijo es una de las alternativas de inversión más utilizadas por los argentinos, principalmente por su sencillez y seguridad. El Banco Central anunció recientemente una suba en las tasas de interés de hasta el 46% anual para el plazo fijo tradicional.

Este nuevo porcentaje hace que necesitemos $789.473,68 invertidos a plazo fijo por 30 días para ganar el equivalente a $30.000 mensuales o $1.000 por día.

De acuerdo a las últimas estimaciones de los economistas participantes del Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central, este año la inflación cerrará en 59,2%, y para los próximos dos meses esperan aumentos generales en los precios en torno al 3,8% (cada mes).

Este último porcentaje es el que hay que tener en cuenta para evaluar si conviene o no realizar un plazo fijo a 30 días. Así, con el incremento un depósito a plazo fijo durante un mes dará «ganancias» por 3,83%.

Cuánto gana un plazo fijo de $50.000 tras suba de tasa de interés
Actualmente, el piso para los depósitos de plazo fijo a 30 días con un capital máximo de $10.000.000 es de un 46% anual. Esto genera que la tasa efectiva anual sea del 57,1%.

Si decidimos invertir $50.000 a 30 días con esta nueva tasa de plazo fijo, nos generaría $1.916 de interés, aproximadamente. En el hipotético caso de que invirtiéramos constantemente ese dinero cada 30 días, a fin de año recibiríamos $50.000 de capital y $28.550 de interés.

La tasa de interés como instrumento para hacer políticas públicas
La política monetaria es la que aplica un gobierno o Estado a través del dinero, ya sea controlando su emisión, la tasa de interés, etc., para lograr la estabilidad económica de un país.

Objetivos la política monetaria

  • Estabilizar el valor del dinero, evitando o mitigando los efectos de la inflación y devaluación.
  • Buscar la plena ocupación o pleno empleo, aunque se trate de un objetivo extremadamente complejo y difícil de lograr, aún para los países más desarrollados.
  • Evitar desequilibrios en la balanza de pagos, mantener un tipo de cambio estable y proteger las reservas internacionales.
  • Mantener una tasa elevada de crecimiento.

Política monetaria expansiva

En términos simples, el objetivo de una política monetaria expansiva es poner mayor cantidad de dinero en circulación.

Cuando en el mercado hay poco dinero en circulación o gran demanda de este, es necesario colocar una mayor cantidad en la economía. Algunos de los métodos para hacerlo son:

  • Reducir la tasa de interés para hacer más atractivos los préstamos personales y bancarios, fomentando el consumo y la inversión.
  • Reducir el encaje bancario para que los bancos puedan prestar una mayor cantidad de dinero sin disminuir sus reservas.
  • Comprar deuda pública para retirar la oferta de esta y generar liquidez en el mercado.


Política monetaria restrictiva

Cuando en el mercado hay un exceso de oferta de dinero, se debe retirar el excedente aplicando políticas monetarias restrictivas. Algunas de estas medidas son:

  • Aumentar las tasas de interés para que pedir un préstamo sea más costos, fomentando el ahorro y la inversión y desalentando el consumo.
  • Aumentar el porcentaje de encaje bancario, tratando de lograr que el dinero se quede en los bancos y haya menos dinero en circulación.
  • Vender deuda pública para captar los excedentes de dinero, aunque esto suponga un mayor gasto en el futuro, por el pago de intereses.

Desde el punto de vista de los gobiernos, una tasa de interés alta fomentará el ahorro; una baja, el consumo.

Por lo tanto, según el país y sus condiciones y necesidades, variará la política económica aplicada.

Fuente: iProfesional.

Comparte