Créditos UVA: un fallo tira abajo cláusula de ajuste para hipotecados y ordena retrotraer la deuda a 2019

En plena batalla por frenar de alguna manera el aumento incontenible de las cuotas, las más de 105.000 familias que tomaron créditos UVA vuelven a tener un horizonte de esperanza a partir de un fallo clave. Ocurre que, en Mendoza, y a partir de la acción iniciada por un endeudado, el Segundo Tribunal de Gestión Judicial ordenó a la entidad crediticia que se readecue el contrato para fijar los valores de las cuotas.

Según pudo saber iProfesional, la jueza Cecilia Landaburu emitió una resolución mediante la cual estableció eliminar el UVA como indicador de actualización. Determinó que en su lugar comience a aplicarse otra fórmula, el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), para fijar el monto de las cuotas mensuales y ordenó retrotraer las deudas al mes de agosto de 2019.

La elección de ese período no resulta casual: es el momento en que el Gobierno nacional decretó el congelamiento de las cuotas de los créditos hipotecarios UVA y UVI. Landaburu consideró que ya el sistema se encontraba en crisis por lo que las deudas deben retornar a ese punto.

El fallo benefició al mendocino Marcos Azulay, quien había tramitado un crédito para refacción de su vivienda por 1,2 millones de pesos por un plazo de 15 años. Hoy debe 7 millones de pesos. Lo dispuesto para Azulay sienta un precedente de peso para los miles de familias que hoy padecen una deuda que, a partir de cuotas impagables, se multiplica cada mes.

Ya en septiembre de 2021 la misma magistrada había ordenado la renegociación del contrato por 90 días. En ese momento, Landaburu dictó sentencia estableciendo las siguientes pautas:

• El importe de las cuotas a pagar por el actor se actualizará, desde la fecha del primer congelamiento ordenado por la autoridad competente (agosto de 2019), en función de la evolución del Coeficiente de Variación Salarial (CVS), publicado mensualmente por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec); sin que ello implique extender el número de cuotas originalmente previsto, conservando la tasa de interés pactada, con una tasa máxima del 4,9 por ciento.

• La cuota mensual resultante no podrá exceder el treinta por ciento (30%) de los ingresos mensuales del actor.

• Se deja a salvo la aplicación del régimen más favorable al consumidor si, en el futuro, durante la ejecución del contrato, se dictan otras normas legales generales que le reconozcan mayores beneficios.

Este fallo sienta un precedente clave para la estrategia que vienen implementado los miles de tomadores de los créditos UVA. En esa provincia, no han dejado de brotar numerosas medidas cautelares que ordenan adecuar los montos de las cuotas no pudiendo superar el 30 por ciento de los ingresos.

Fuente: iProfesional.

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados