La Papa

D’Alessandro se retiró del fútbol profesional a los 41 años con un gran gol

Una impresionante carrera como la de Andrés D’Alessandro debía tener un final de película frente a los ojos de un estadio Beira-Rio repleto. Con la camiseta del Internacional de Puerto Alegre, el Cabezón, de 41 años, le dijo adiós al fútbol profesional siendo un pilar fundamental en la remontada de su equipo, que superó 2-1 a Fortaleza por la décimotercera jornada del Brasileirao: anotó el gol del empate sobre el cierre de la primera mitad que levantó a todos los fanáticos presentes del Colorado.

Las lágrimas del jugador surgido en River Plate se vieron por primera vez durante la entrada en calor, momento en el que no pudo ocultar las emociones y quedó al borde del llanto. El marco estaba listo para ser una sentimental noche, más allá del complicado comienzo para los locales, cuando Fortaleza abrió el marcador con un penal convertido por Yago Pikachu.

El cuadro dirigido por Juan Pablo Vojvoda pisó fuerte en el campo de juego decidido a arruinarle la fiesta a D’Alessandro. Pero una vez más el destino se mostró bondadoso con el talentoso volante y desvió el segundo penal a favor de la visita al poste derecho de Daniel. Pocas jugadas más tarde, los planetas se alinearon a favor del Cabezón, que luego de un rápido enganche, definió potente al primer palo y venció la resistencia del arquero Max Walef para estampar el 1-1.

El efusivo festejo fue fundamental para levantar los ánimos del Internacional y dominar el encuentro hasta la última jugada. El siguiente regalo para Andrés vino a través de los pies de Alexandre Alemão, que aseguró los tres puntos en los instantes finales. Al ser sustituido a los 71′, el argentino rompió en llanto y fue saludado por la totalidad de sus compañeros, rivales e incluso el árbitro. Una vez fuera de las líneas, se firmó el cierre: D’Alessandro abandonó el campo para entrar en la historia.

“Es increíble. Son muchos momentos que precisé de fuerza aquí y apareció. Y esta última vez es una mezcla de tristeza y felicidad, una carrera de 22 años, lo único que quería era jugar como aquellos primeros días en los que empecé como futbolista profesional”, admitió frente a los micrófonos. Y agregó al respecto de su complicada decisión de colgar los botines a los 41 años de edad: “Es difícil y a la vez inexplicable. El fútbol nos da mucho más de lo que nosotros le damos, lo voy a extrañar mucho”.

Luego de pasar una temporada en Nacional de Uruguay, D’Alessandro decidió regresar al Inter en 2022 por un contrato corto de apenas cuatro meses para cumplir su sueño de terminar su carrera frente a la afición colorada. Y eligió como el momento ideal este domingo de Pascuas. A los 41 años, fue titular ante el Fortaleza y tuvo uno de los mejores rendimientos dentro de la cancha. Se le hizo muy difícil contener la emoción desde el calentamiento hasta la entrada al campo. Corrió, peleó, discutió con el árbitro, recibió una tarjeta amarilla, marcó y hasta hizo un gol. Final soñado para una impresionante carrera.

Tras el pitazo final, fue ovacionado por 36.500 aficionados junto a su familia y realizó el emotivo discurso. Agradeció todo lo vivido en el fútbol tras 529 partidos con la camiseta roja y una enorme trayectoria para luego salir caminando por el túnel del Beira-Rio una última vez.

Comparte