La Papa

El asesino del machete pretendía matar a Cristina Kirchner y Alberto Fernández

Horas más tarde del macabro asesinato que sacudió a la provincia de Córdoba, salieron a la luz nuevos detalles. Una testigo relató que Eric Van de Velde, el joven de 28 años que atacó a machetazos a su propia familia y mató a su sobrino de 12 años, «se reía, les pegaba sin piedad y mostraba un escudo de Rusia». Sin embargo, otro dato es llamativo: pretendía matar a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner.

Durante este lunes por la noche, vecinos de barrio Kairos, de la ciudad de Córdoba, donde se produjo el ataque en la tarde del sábado, reclamaron justicia y denunciaron que el agresor tenía antecedentes violentos, ya que el mes pasado «había matado a su propio perro”.

De la misma manera, explicaron que «estaba planeando viajar a la ciudad de Buenos Aires para matar llevar adelante un crimen». Según el relato de una vecina, Van de Velde había comprado el machete para llevar adelante el crimen de matar al presidente de la Nación, Alberto Fernández y a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Según el diario El Litoral, este mismo suceso fue confirmado por su padre, quien remarcó que «su hijo había viajado a Buenos Aires el año pasado para matar a Cristina y Alberto».

«Alguien lo instó a que fuera a Buenos Aires y él estuvo allá el año pasado. Lo único que vi en ese momento es que publicaba videos desde Buenos Aires», dijo el hombre. Pese a esa situación, los padres de Van de Velde lo trajeron nuevamente a Córdoba con ayuda de la policía.

Macabros detalles

Vecinos de la familia remarcaron que el día de la matanza, «los gritos que se escuchaban desde la casa eran estremecedores». De hecho, una de las testigos destacó que el atacante les pegaba a los cuerpos «sin piedad» y que «mostraba un escudo de Rusia que tiene tatuado». Pero otro hecho genera mayor crueldad: al ser detenido por efectivos policiales, se reía.

Por su parte, el fiscal de Violencia Familiar de Córdoba, Cristian Griffi, aseguró este lunes que «pocas veces» tuvo a su cargo un caso similar a este. Además, aseguró que la vivienda en la que ocurrió el hecho, en el que también resultaron heridos otros dos familiares de la víctima, «estaba llena de sangre».

«Pocas veces me ha tocado un caso o un hecho similar”, explicó el fiscal Griffi, quien agregó que Van de Velde quedó imputado, por ahora, por los cargos de «homicidio simple y lesiones graves y lesiones leves calificadas».

«Este animal les pegaba a los cuerpos tirados sin piedad», dijo uno de los vecinos en diálogo con ElDoceTv. El hombre afirmó que Van de Velde tenía un machete en una mano y, en la otra, una cuchilla de caza.

Por su parte, otro de los vecinos que intentó detener la masacre expresó: «Tuvimos que romper el vidrio de la ventana para poder entrar. Van de Velde nos miró por la rotura del vidrio, pero les siguió pegando en el piso aunque los cuerpos ya no se movían».

Y agregó: «Se reía todo el tiempo, nunca demostró arrepentirse. Todo sin piedad. El lugar estaba lleno de sangre, los cuerpos tirados, fue espantoso», puntualizó en estado de shock.

Habló su padre

El padre del agresor, Alfredo Van de Velde, dijo a Canal 12 de Córdoba que le pidió a la Justicia que interne a su hijo y que ya había estado bajo un tratamiento psiquiátrico. «Le rogué al juzgado que lo internara. Mi hijo estuvo dos o tres meses bajo tratamiento en Córdoba y luego salió muy bien», explicó el hombre,

Si bien el hombre expresó que lo quiere mucho y lo ama porque es su hijo, puntualizó que «si él vuelve a salir corremos peligro todos». Además, agregó que a los familiares atacados los veía «como enemigos», aunque a su criterio, en el momento del hecho «no era él, él ya no tenía el control de su mente ni de su vida».

Comparte