La Papa

El gasto militar mundial subió un 2,6% en 2020 pese a la pandemia

EE UU, China, la India, Rusia y el Reino Unido impulsaron el aumento de las partidas a Defensa, que alcanzaron la cifra global de 1,65 billones de euros.

El gasto militar global volvió a subir en 2020. En un año marcado por la pandemia de coronavirus y la caída del Producto Interior Bruto (PIB) derivada del impacto de las medidas para combatir la covid-19, el presupuesto que los países destinan a Defensa aumentó hasta alcanzar 1,98 billones de dólares (1,65 billones de euros), un 2,6% más que el año anterior, según el informe anual del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) publicado este lunes. Este crecimiento viene impulsado por las inversiones de Estados Unidos, China, la India, Rusia y el Reino Unido, que concentraron más del 60% del gasto en el ámbito mundial.

“Podemos decir con bastante certeza que la pandemia no tuvo un impacto significativo en el gasto militar mundial de 2020”, explica Diego Lopes da Silva, investigador del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI y uno de los autores del estudio. No obstante, el impacto podría verse a largo plazo. “Falta ver si los países mantendrán este nivel de gasto militar durante el segundo año de pandemia”, indica. Si bien la inversión creció de forma global, hubo algunos países, como Chile y Corea del Sur, que decidieron reasignar parte de los fondos previstos para Defensa a los planes de lucha contra la pandemia. Otros, aunque el informe no lo vincula directamente con la pandemia, gastaron menos de lo que tenían en su presupuesto inicial para 2020. Este es el caso de Brasil y Rusia.

En conjunto, haciendo una media global de la proporción del gasto militar en el PIB mundial, el estudio concluye que el pasado año fue el 2,4%, frente al 2,2% de 2019, el mayor aumento interanual desde la crisis financiera de 2009.

EE UU y China a la cabeza

Estados Unidos consolidó su puesto como el país con el mayor gasto militar del mundo. Destinó 778.000 millones de dólares (647.000 millones de euros), un 4,4% más respecto al año anterior, lo que supone que concentra el 39% del gasto militar de todo el mundo. Después de siete años de recortes, desde 2017 Washington ha ido aumentando su partida para el Pentágono. “Los incrementos recientes del gasto militar de EE UU pueden atribuirse principalmente a la fuerte inversión en investigación y desarrollo, y a algunos proyectos a largo plazo como la modernización de su arsenal nuclear y la adquisición de armas a gran escala”, explica Alexandra Marksteiner, investigadora del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI y coautora del estudio. Marksteiner apunta a que este hecho “refleja la preocupación creciente ante la percepción de amenaza de competidores estratégicos como China y Rusia” y el deseo del anterior presidente, el republicano Donald Trump, “de reforzar lo que consideraba un gasto militar menguado”.

Por su parte, China, con un gasto estimado de 252.000 millones de dólares (209.000 millones de euros) se situó en segundo lugar. Esta cifra representa un incremento del 1,9% respecto a 2019 y un 76% en la última década. El gasto de China, además, ha crecido durante 26 años consecutivos, la serie más larga de incrementos ininterrumpidos de un país recogidos por la organización. “El crecimiento continuado del gasto chino se debe en parte a la modernización militar a largo plazo y a los planes de expansión, en línea con la voluntad manifiesta de ponerse al mismo nivel de otras potencias militares líderes”, indica el informe.

En tercer lugar se sitúa la India, con 72.900 millones de dólares (60.599 millones de euros) y un aumento del 2,1%; seguida por Rusia, con 61.700 millones (51.289 millones de euros) y un 2,5% más, y el Reino Unido, con 59.200 millones (49.211 millones de euros) y un 2,9% más.

La OTAN y el 2%

En cuanto a los países socios de la OTAN “casi todos” vieron como crecía su carga militar. El pasado año una docena de países miembro gastaron en Defensa más de un 2% de su PIB, como recomienda la Alianza, frente a los nueve que cumplieron con esa cifra el año anterior. Francia, el octavo país con más gasto en el ámbito mundial, supera por primera vez el umbral del 2% desde el año 2009.

Por regiones, el gasto militar en Europa creció un 4%, mientras que en Sudamérica descendió un 2,1%, debido principalmente al desplome del 3,1% atribuido por el SIPRI a Brasil, la principal potencia de la región. También cayó el gasto en los 11 países de Oriente Próximo de los que hay datos, en concreto un 6,5%.

En África subsahariana, el gasto aumentó un 3,4% y en los países del Sahel se hace palpable la creciente movilización militar para hacer frente a nuevas amenazas de seguridad, como ocurre en Chad (3%), Malí (22%), Mauritania (23%) y Nigeria (29%). El dato más llamativo es el incremento del 46% que se produjo en Uganda.

LA INVERSIÓN CAE UN 2,1% EN SUDAMÉRICA

El gasto en armamento en el continente americano ascendió a 853.000 millones de dólares (709.067 millones de euros), un 3,9 % más, con el 94 % concentrado en tres países: Estados Unidos, Canadá y Brasil. En Sudamérica se registró no obstante una caída del 2,1% hasta 43.500 millones de dólares (36.160 millones de euros), impulsada por Brasil, líder en la región y en el puesto número 15 en el ámbito mundial con 19.700 millones (16.376 millones de euros), un 3,1 % menos.

“El coste económico de la pandemia parece haber tenido un impacto en la inversión de Brasil en 2020: su gasto militar final ascendió solo al 88% de su presupuesto inicial”, señala el estudio. Colombia, con 9.200 millones de dólares (7.648 millones de euros) y un 0,3% menos, cayó un puesto hasta el número 26 mundial.

En América Central y el Caribe el gasto se mantuvo al mismo nivel, con México como líder regional (número 33 en el mundo) en cabeza con 6.100 millones de dólares (5.071 millones de euros), un 0,7% menos, y con la lucha contra los carteles del narcotráfico como impulsor. / EFE

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram