La Papa

El Gobierno, empresarios y sindicalistas llegaron a un principio de acuerdo para tomar medidas contra la inflación

Una reunión gestada a último momento en la sede del Ministerio de Economía irrumpió en la agenda del Gobierno en torno al tema que más preocupa al presidente Alberto Fernández: la inflación. Una semana después de declarada la “guerra” contra la suba de precios, el titular de la cartera, Martín Guzmán, y sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Trabajo, Claudio Moroni, recibieron al caer la tarde a los jefes sindicales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña; y al titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, entre otros. Fue otro capítulo de las negociaciones que impulsa el Gobierno con premura para brindar estabilidad en los valores, mientras escala el conflicto en la calle y los valores de los productos básicos se disparan.

El encuentro se prolongó durante 40 minutos, desde las 20, en el quinto piso del edificio, en el despacho de Guzmán, y al final llegaron a un principio de acuerdo, aunque sin definiciones concretas. Por ahora, las tres partes se limitaron a comprometerse a armar una mesa de diálogo y volver a reunirse el 5 de abril, incorporando a otros sectores.

Al finalizar el mitin, el Gobierno informó, muy a grandes rasgos, que se trató de llegar a “consensos básicos y fundamentales para establecer una agenda de trabajo común, con el fin de generar propuestas de medidas dirigidas a enfrentar la inflación, garantizar el acceso de bienes y servicios básicos, promover la inversión pública y privada y fortalecer la recomposición de los ingresos reales de los trabajadores”.

Luego, difundió el acta de acuerdo firmada por los presentes, donde en primer lugar, los participantes coincidieron en reivindicar el acuerdo con el FMI -un punto delicado e importante para la Casa Rosada, en medio de las resistencias por parte del ala dura del Frente de Todos- y en destacar como positivo “el programa macroeconómico” que contiene, al considerarlo como “un paso significativo para afrontar los desafíos de avanzar hacia el crecimiento económico con inclusión social”. Además, resaltaron que “la política productiva permite mejorar las capacidades industriales y tecnológicas en general, y de las PYMES en particular”.

Con un diagnóstico negativo sobre las “dificultades macroeconómicas” -que, acto seguido, asociaron al “escenario internacional abierto por la crisis en Ucrania”-, señalaron que existen “nuevas fuentes de inestabilidad que se expresan en mayores tensiones inflacionarias”. “La inflación, hoy, es la combinación de problemas internos y de la escalada inflacionaria internacional”, concluyeron, en línea con el discurso que venía planteando el Gobierno en las últimas semanas.

Comparte