En el Gobierno aseguran que el acuerdo con el FMI “va a salir”

En medio de una fuerte tensión interna, tras la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de Diputados, el presidente Alberto Fernández tuvo una extensa reunión en la Quinta de Olivos con el ministro de Economía Martín Guzmán, quien negocia contra reloj el acuerdo para refinanciar una deuda de más de 40.000 millones de dólares con el FMI. Una alta fuente del Gobierno aseguró este lunes que, pese a la presión de algunos sectores políticos del Frente de Todos, «el acuerdo va a salir».

Desde otra oficina importante de Casa Rosada ampliaron: «El Presidente ya da por descontado el acuerdo. La idea es que el Gobierno lo apruebe en marzo. Lo podemos mandar el 5 o 6 de marzo al Congreso, luego del mensaje del Presidente. El Gobierno tiene que anunciarlo y ya al dia siguiente empezar a cosechar algún beneficio». Guzmán ya les dijo a los funcionarios que siguen la marcha del acuerdo que espera que las negociaciones que está llevando adelante por zoom con los técnicos del Fondo terminen de cerrarse la semana próxima. «A partir de ahí, en unos días ya viaja Guzmán a Washington a firmar la Carta de Intención con los detalles del acuerdo y nosotros con eso vamos al Congreso para que se apruebe. Luego lo trata el Directorio del FMI», explicó a Clarín un ministro del Gabinete.

Cerca del Presidente, de manera oficial, explicaron que el encuentro de este lunes incluyó a todos los integrantes del Gabinete económico. También al ministro coordinador, Juan Manzur. «Analizaron todos los temas pendientes: el Fondo, el presupuesto no aprobado y las reasignaciones correspondientes, consenso fiscal, relación con las provincias, el índice de inflación que sale mañana».

«Además -ampliaron desde el Gobierno- se evaluó como muy positivo el crecimiento, los números de consumo y empleo registrado, los de capacidad instalada de la industria. Hizo una exposición el ministro Matías Kulfas y entusiasma. También se repasaron los acuerdos con China. Fue una reunión amplia y productiva, entre las 9 de la mañana y las 12 del mediodía».​

​Respecto al Fondo, el tiempo es ajustado. El 22 de marzo hay un fuerte vencimiento con el Fondo (unos 3.800 millones de dólares) por el préstamo que tomó la gestión de Mauricio Macri y no alcanzan las reservas del Banco Central para pagarlo.

Respecto a esta fecha y ante la consulta de Clarín, desde el Ministerio de Economía se mostraron confiados: «No va a haber default y el acuerdo va a salir mucho tiempo antes del 22». ​La posibilidad más concreta es que el Presidente lo anuncie en la apertura de sesiones legislativas, el 1° de marzo.

El apuro surge, además, porque el entendimiento requiere el OK del directorio del FMI y la aprobación en el Congreso, que también insumiría al menos un par de semanas. Y la oposición, que será clave para aportar al quórum y eventualmente para acompañar el acuerdo, ya avisó que antes de tomar una decisión quiere ver los detalles de la negociación.

Dudas en el Congreso

«Nosotros estamos a ciegas. Acá en el Congreso hacen falta por lo menos veinte días desde que ingresa y se aprueba. Nosotros vamos a decidir independientemente de lo que hagan Máximo o La Cámpora», aseguró a este diario el diputado Mario Negri, jefe del bloque de la UCR en Juntos por el Cambio.​

Hasta ahora se conocieron sólo algunos parámetros generales respecto a la reducción del déficit, una baja en la emisión monetaria, una caída también en los subsidios y el fortalecimiento de las reservas. Pero este último punto, por ejemplo, ya profundizó la interna oficialista: mientras Guzmán es partidario de una suba de las tarifas más acorde a la inflación, desde el kirchnerismo -que tiene funcionarios clave en energía- lo rechazaron.

No habría, a priori, creación de nuevos impuestos. Este punto es importante en la negociación con Juntos por el Cambio, que viene advirtiendo por la presión impositiva y se niega a avalar cualquier movida en ese sentido. La duda de los economistas sigue siendo la misma: si el Gobierno dice que no habrá ajuste y no se crean nuevos impuestos, cómo se alcanzará la reducción del déficit. Sólo con mayor crecimiento y el combate a la evasión no alcanza.

El hermetismo respecto a la votación en el Congreso también incluye al kirchnerismo más duro. ¿Darán quórum pero votarán en contra? ¿Darán quórum y se abstendrán? ¿O ni si quiera ayudarán a arrancar la sesión? Se calcula que entre los diputados de La Cámpora y otros K de paladar negro, más de 20 legisladores oficialistas podrían darle la espalda al Presidente.​

Pese a estas dudas, el oficialismo decidió que el proyecto ​ingrese por la Cámara baja. No está claro si como una manera de «proteger» a Cristina Kirchner, para que no sea ella en el Senado quien deba comenzar el debate; o si por temor a lo que pueda ocurrir en esa cámara que maneja la vicepresidenta.

Fuente: Clarín.

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados