La Papa

En qué invertir según los bancos

Los principales especialistas económicos y financieros de los bancos argentinos elaboraron un informe sobre los escenarios que manejan para 2021, a partir de los cuales elaboraron en forma exclusiva recomendaciones de inversión, teniendo en cuenta la moneda y perfil de los ahorristas.

Desafiante de por sí, el escenario financiero de Argentina obliga a los agentes económicos a monitorear en forma periódica sus decisiones de inversión. Pero la coyuntura 2021, marcada a fuego por la pandemia del covid-19, con una segunda ola que por ahora no da tregua, y por las elecciones legislativas durante el último cuatrimestre del año, requiere redoblar los esfuerzos para determinar qué tipos de inversiones son los más convenientes, en función de potenciales rendimientos. Dólar, inflación y tasas, son las claves a seguir en ese sentido. Pero al mismo tiempo, es necesario analizar lo que sucede en la región y el mundo, signado por el avance de la vacunación y la salida de la pandemia, con bastante heterogeneidad entre las diferentes geografías. Una buena noticia global para Argentina es sin dudas la fuerte suba de los commodities agrícolas, que le da cierto aire al Gobierno para manejar la política cambiaria, mientras lleva adelante las complejas negociaciones por la deuda con el FMI y el Club de. Bajo este panorama, Ámbito Biz consultó a los principales especialistas económicos de los bancos argentinos sobre los escenarios que manejan para 2021, a partir de los cuales, elaboraron en forma exclusiva recomendaciones de inversión, teniendo en cuenta la moneda, y los diferentes perfiles, desde conservadores, y hasta los más arriesgados.

CONTEXTO GLOBAL

Los analistas de las entidades financieras son más optimistas sobre la coyuntura internacional para la Argentina que, sobre la local, básicamente por los precios de materias primas agrícolas, mientras el mundo avanza a distintas velocidades en el proceso de vacunación, con el liderazgo de EE.UU. que ha impulsado unos inéditos estímulos monetarios. Marcos Dal Bianco, economista jefe del banco BBVA para Argentina, cree que mientras EE.UU. mantenga los estímulos monetarios (como se prevé, hasta 2022), “debería haber cierto acompañamiento externo que ayude a la situación local, principalmente por el lado de los precios de commodities”. Según su visión, el Gobierno “aprovechará este viento de cola para intentar contener las presiones cambiarias, acumular reservas y llegar a las elecciones con la mayor estabilidad posible”. Para Francisco Velasco, jefe de research de Mariva, “el escenario internacional está marcado por la divergencia en las expectativas de recupero de economía, ligada a las diferentes velocidades en el ritmo de vacunación. En EE.UU. se espera una expansión fuerte que, ligada a los amplios estímulos fiscales, ve en la posible inflación futura sus mayores riesgos, y de ahí derivan los mayores riesgos globales por el canal de transmisión que representan las tasas de sus bonos”. Por su parte, Martin Mansur, líder del área de Productos de Banca Privada de Santander Argentina, considera que “la combinación de políticas fiscales expansivas y un sesgo más acomodaticio en la política monetaria en EE.UU. derivarán en una fuerte recuperación de la economía norteamericana y en un alza, probablemente transitoria, de la inflación. Este entorno sigue constituyendo un escenario favorable para los países emergentes, en la medida que se vaya superando la pandemia”. En tanto, Agustín Devoto, director de Macro Securities, espera que “en los próximos meses se mantenga la tendencia de un crecimiento robusto en los países desarrollados, sostenido por políticas fiscales y monetarias expansivas”. A su vez, prevé que las economías emergentes “también continuarán recuperándose, aunque de manera más heterogénea en función de sus fundamentos”. Asimismo, Mariano Beltrani¸ a cargo de la Subgerencia General del Área de Estudios Económicos y Gestión de Riesgos del Banco Provincia, opina que “si bien la discusión respecto de la evolución de la inflación global y el nivel de endeudamiento público se encuentra abierta, las condiciones de liquidez internacionales conforman un marco propicio para las inversiones en países en desarrollo”. En el corto plazo, sostiene que “los precios de commodities hacen prever un entorno favorable para la estabilidad macroeconómica local”.

CONTEXTO LOCAL

Para el escenario local, los expertos consultados por este medio son más cautelosos, producto de la incertidumbre que genera la evolución de la pandemia, y el proceso de vacunación, sin soslayar el impacto que puede generar el resultado de las elecciones de medio término. Dal Bianco (BBVA) define la coyuntura local con dos palabras: “incertidumbre” y “volatilidad”. “Es incierta porque la evolución de la pandemia se mantiene como el principal factor de riesgo a corto plazo: en agravamiento de la situación sanitaria podría gatillar restricciones a la movilidad más estrictas, afectando la actividad e impulsando un mayor déficit fiscal, y con ello mayor emisión monetaria, que complicaría la relativa estabilidad cambiaria”, remarca. Vaticina que “podría esperarse un incremento de volatilidad luego de la cosecha gruesa de soja, para julio o agosto, de la mano de la usual dolarización de carteras pre-electoral”. Frente a esto, “llegar a buen puerto en lo que refiere a la negociación con el FMI y con el Club de París será un evento clave que determinará en buena medida el ambiente financiero y el ánimo de los inversores”, agrega. “En el escenario local manda la cautela, aún en niveles de precios muy deprimidos. Al haber escogido el gobierno posponer el acuerdo con el FMI no hay un horizonte tangible para la resolución de los desequilibrios macroeconómicos”, subraya Velasco (Mariva), quien además cree que “el evento más relevante del año para la renta fija en dólares viene dado por las elecciones de medio término, que como muestran los antecedentes de 2009 y 2013 pueden tener un impacto alto en los precios de los activos”.

PARA CONSERVADORES

Para inversores conservadores, que apunten a una cartera de inversión de escaso riesgo para conseguir una importante estabilidad en sus inversiones sin la ambición de un (potencial) crecimiento considerable en el valor de las mismas, los bancos recomiendan lo siguiente:

Martín Mansur (Santander): “Sugerimos una mayor proporción de su exposición a activos dolarizados, de baja volatilidad. En moneda local, con un horizonte de inversión corto, privilegiamos la liquidez. Los Fondos Comunes de Inversión de Money Market, Money Market Dinámico, y de renta fija con baja duración son vehículos muy demandados, con una muy buena combinación de rentabilidad y liquidez”. Victoria Fernández (analista de Research de First Mariva): “Con el reciente aumento de la volatilidad cambiaria, y los altos números de inflación proyectados, recomendamos una cartera en dólares. Vemos valor en bonos corporativos, pero siendo selectivos en cuanto a la situación de cada sector, y el riesgo de crédito y liquidez de cada compañía. Nos inclinamos por bonos de compañías exportadoras con ingresos dolarizados”. Agustín Devoto (Macro Securities): “En dólares, una opción es la deuda argentina corporativa de muy buen riesgo. Otra, es el fondo dólar link Pionero Renta Ahorro Plus. En cuanto a opciones en pesos, la sugerencia es mantener inversiones de corto plazo que no se expongan a la volatilidad, como los fondos Pionero Pesos Plus (fondo de Money Market clásico) y Pionero Renta Ahorro (fondo de renta fija en pesos de corto plazo con una duration de poco menos de 75 días)”. Alejandro González (subgerente general del Área de Finanzas del Banco Provincia): “Sugerimos el Plazo Fijo Tradicional, con tasas de rendimiento ubicadas en niveles del 37% T.N.A. Otra opción son los plazos fijos UVA, que tienen un plazo mínimo de colocación de 90 días, permiten seguir la evolución de la inflación y garantizan un rendimiento real positivo del 1%. Complementariamente, recomendamos los Fondos Comunes de Inversión 1822 Raices, que permiten a un grupo de personas, con objetivos de inversión similares, contar con una administración especializada para alcanzar esas metas y acceder a rendimientos de inversiones mayoristas”. Sebastián Carballo (gerente Patagonia Inversora): “El Money Market (disponibilidad inmediata) es la mejor alternativa para este tipo de ahorristas, son instrumentos de muy corto plazo con muy baja volatilidad. Los fondos en dólares actualmente son muy conservadores por lo que también son una muy buena opción para inversores que tengan tenencia en esa moneda”.

PARA ARRIESGADOS

Para aquellos inversores con un perfil más agresivo, que busquen capturar ganancias de capital en operaciones con elevado riesgo, las entidades financieras aconsejan lo siguiente:

Mansur (Santander): “Las estrategias de carry han cobrado importancia en los últimos meses. En ese sentido, disponemos de carteras de bonos en moneda local, que permiten devengar una tasa atractiva. Los bonos CER son uno de los instrumentos preferidos por los inversores para este tipo de estrategias. Esto también puede ser replicado vía FCI de renta fija con horizontes de mediano plazo. Para coberturas cambiarias, ponderamos los Cedear”. Devoto (Macro Securities): “Los bonos en dólares y las acciones argentinas tienen implícitos en sus precios escenarios algo adversos para el país. Si bien no observamos en el corto plazo catalizadores que justifiquen un rally, creemos que en estos niveles vale la pena volver a mirarlos. También encontramos algunos bonos corporativos de buenos créditos a tasas atractivas en la parte media de la curva. En pesos, nos gusta el Discount, bono CER de largo plazo que rinde 9%”. Fernández (Mariva): “Recomendamos Cedear, los cuales podrían enfrentar un poco más de volatilidad, pero permiten escaparle al riesgo argentino. Somos selectivos en cuanto al sector y nos inclinamos por el financiero, energético y de consumo cíclico. Compañías como JP Morgan, Chevron o Caterpillar son buenas alternativas”. González (Banco Provincia): “Sugerimos incorporar acciones argentinas, cuyos precios actuales están retrasados. Priorizamos papeles del sector bancario y energético. Una muy buena opción para la inversión en instrumentos de Renta Variable, es el FCI 1822 Raices Valores Negociables. Al mismo tiempo, destacamos bonos en dólares como el AL38 y/o AL41, con rendimientos que oscilan entre el 17 y 19% anual en dólares. Finalmente, recomendamos Cedear de sectores de consumo masivo, financieros y tecnológicos”. Carballo (Patagonia Inversora): “Los fondos de cobertura son ideales para este contexto, los cuales tienen instrumentos que emulan el comportamiento del precio del dólar y la inflación. Estos son FCI de Renta Fija más largos de lo habitual y tienen en sus carteras Dólar Linked, Futuros e instrumentos que ajustan por CER”.

FUENTE: Ambito.com

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram