Hay dos problemas para contener el brote y evitar que la «Viruela del mono» sea pandemia

A tres semanas desde la alerta sanitaria internacional que reveló la existencia del primer gran brote de viruela del mono en países no endémicos, que ya superó los 800 casos confirmados, los primeros estudios publicados sobre el origen de los contagios en Europa permiten inferir dos dificultades para contener la propagación de esta enfermedad.

Pero aunque el virus símico ya era conocido, nunca como ahora se había transmitido fuera de las zonas endémicas de África. Según El País de España, lo positivo es que casi todos los casos son leves y que el crecimiento de diagnósticos dista mucho de de ser exponencial, aunque es sostenido.

También confirma que se están produciendo muy pocos contagios fuera de las prácticas que ocasionaron la mayoría de los casos -sesiones de sexo grupal o relaciones múltiples con desconocidos- y que facilitan los contactos estrechos necesarios para que el virus siga circulando.

CÓMO RASTREAR LOS CONTACTOS

Una dificultad estriba en el rastreo de contactos para identificar nuevos casos y acabar con las cadenas de contagio, la cual es compleja en contextos como el sexo en grupo», según un estudio sobre los primeros 86 casos diagnosticados en el Reino Unido que fue.publicado en la revista Eurosurveillance.

«Varios casos declinaron compartir los datos personales de sus contactos sexuales o reportaron haber tenido múltiples relaciones con desconocidos. Esto dificulta las actuaciones de salud pública y el cálculo de las ratios de contagios secundarios», relataron los autores.

Según los registros existentes hasta ayer, Reino Unido es el país más afectado por este brote, con 302 casos confirmados, seguido de España, Portugal, Alemania, Canadá, Países Bajos, Estados Unidos, Francia y Bélgica, entre otros.

Eurosurveillance publicó otros dos estudios centrados en los 27 primeros casos en Portugal y los cuatro de Italia, tres de los cuales se contagiaron en una fiesta multitudinaria en Maspalomas (Gran Canaria). «El rastreo de contactos ha sido difícil, ya que una mayoría de los casos positivos han mantenido relaciones con múltiples parejas sexuales o éstas son desconocidas», constató el informe portugués.

EL VIRUS YA CIRCULABA A COMIENZOS DE ABRIL

El País destaca que las fechas de los casos estudiados revelan que el virus empezó a circular en Europa, al menos, en la primera quincena de abril. «La mayoría de los casos no forman parte de las cadenas de contagio identificadas, no han viajado al extranjero ni han tenido contacto con personas sintomáticas, lo que sugiere la existencia previa de una propagación del virus no detectada».

Por eso constituye una de las razones que indujeron a las autoridades de los países afectados a recomendar reducir las prácticas en las que se produjeron la mayoría de contagios. En España por ejemplo, el Ministerio de Sanidad instó a «minimizar los comportamientos de riesgo asociados a la transmisión de este virus».

AUTODECLARACIÓN DE CONTACTOS Y VACUNACIÓN

Adrián Aguinagalde, director del Observatorio de Salud Pública de Cantabria citado por El País, apuesta por la «autodeclaración de contactos» como vía de sortear las dificultades de rastreo. «Si alguien piensa que ha podido estar expuesto al virus, es importante que, sin tener que dar muchos detalles, pueda acceder a ser vacunado y recibir toda la información que precise», explica.

El experto evaluó que «en el contexto actual puede ser más efectiva esta vía que tratar de obtener todos los contactos a través de la persona contagiada. Esto permite, con la colaboración del contacto, conocer además otra información, como si estuvo vacunado en su día contra la viruela o tiene otras infecciones, que será importante para definir la estrategia postexposición, que puede utilizar la vacuna o antivirales, que evite el desarrollo de cuadros graves».

¿ACEPTAN VACUNARSE?

Pero una dificultad es también que por ejemplo, «solo el 69% de los trabajadores sanitarios expuestos y el 14% de los contactos habían aceptado el 24 mayo la posibilidad de vacunarse», según el estudio del Reino Unido.

Por eso los autores del informe constatan las dificultades de concluir el actual brote en un corto plazo. «Para que las medidas de salud pública tengan éxito será necesario un esfuerzo internacional concertado para identificar casos y contactos, involucrar a todos los colectivos en su búsqueda y también para desarrollar medidas de prevención», indica el texto citado por periódico español.

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados