Feature 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi volutpat justo sed efficit cursus. Mauris fringilla quam.

La ONU advirtió una “catástrofe inminente” por el aumento del hambre en el mundo debido al bloqueo de Rusia a las exportaciones de Ucrania

Rusia y Ucrania son el tercer y cuarto exportador de cereales del mundo, respectivamente, mientras que Rusia es también un exportador clave de combustible y fertilizantes.

La guerra ha interrumpido las exportaciones de ambos países, ha elevado los precios mundiales de los alimentos a niveles récord y ha desencadenado protestas en unos países en vías de desarrollo que ya se enfrentan a precios elevados de los alimentos, potenciados por las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con el COVID-19.

Por eso, el director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, advirtió que una catástrofe de hambre inminente está a punto de explotar en los próximos dos años, creando el riesgo de una presión política global sin precedentes.

Beasley dijo que es probable que la actual crisis de asequibilidad de los alimentos se convierta en un verdadero peligro a menos que se encuentren soluciones.

“Los mercados mundiales de alimentos se han sumido en la agitación, con precios altísimos, prohibiciones de exportación y escasez de alimentos básicos que se extienden más allá de las fronteras de Ucrania. Las naciones de África, Medio Oriente, Asia e incluso América Latina están sintiendo el calor de este conflicto”, escribió en un prefacio a un nuevo folleto del Instituto Blair sobre la crisis del hambre.

Los niveles de hambre en el mundo volvieron a aumentar el año pasado tras dispararse en 2020 debido a la pandemia del COVID-19, con la guerra de Ucrania y el cambio climático amenazando con una hambruna y una migración masiva a una “escala sin precedentes” este año, según diversas agencias de la ONU.

Hasta 828 millones de personas, o casi el 10% de la población mundial, se vieron afectadas por el hambre el año pasado, 46 millones más que en 2020 y 150 millones más que en 2019, dijeron organismos como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la edición 2022 del informe de seguridad alimentaria y nutrición de la ONU.

Los niveles de hambre en el mundo se mantuvieron relativamente sin cambios entre 2015 y 2019.

“Hay un peligro real de que estas cifras suban aún más en los próximos meses”, dijo David Beasley, quien agregó que el aumento de los precios de los alimentos, el combustible y los fertilizantes derivados de la guerra entre Rusia y Ucrania amenazan con empujar a los países a la hambruna.

“El resultado será la desestabilización mundial, el hambre y la migración masiva a una escala sin precedentes. Tenemos que actuar hoy para evitar esta catástrofe que se avecina”, añadió.

El informe de la ONU publicado el miércoles advierte de las implicaciones “potencialmente aleccionadoras” para la seguridad alimentaria y la nutrición a medida que se intensifican los conflictos, los fenómenos climáticos extremos, las crisis económicas y las desigualdades.

Se calcula que en 2020 el 22% de los menores de 5 años sufrirán retraso en su crecimiento, mientras que el 6,7%, es decir, 45 millones, padecerán emaciación, una forma mortal de malnutrición que aumenta el riesgo de muerte hasta 12 veces

El informe, que pide una revisión de las políticas agrícolas mundiales, señala que el sector de la alimentación y la agricultura de todo el mundo recibe casi 630.000 millones de dólares al año en ayudas que a menudo distorsionan los precios del mercado, no llegan a los pequeños agricultores, perjudican al medio ambiente y no promueven la producción de alimentos nutritivos.

Estas ayudas incluyen subsidios que en su mayoría se dirigen a alimentos básicos ricos en calorías, como los cereales, el azúcar, la carne y los productos lácteos, en detrimento de alimentos más saludables y nutritivos, como las frutas, las verduras, las legumbres y las semillas.

“Cada año mueren 11 millones de personas debido a dietas poco saludables. El aumento de los precios de los alimentos significa que esto no hará más que empeorar”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“La OMS apoya los esfuerzos de los países para mejorar los sistemas alimentarios mediante la imposición de impuestos a los alimentos poco saludables, la subvención de opciones saludables, la protección de los niños contra la publicidad perjudicial y la garantía de etiquetas nutricionales claras”, añadió.

(Con información de Reuters)

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados