Los mensajes de José López que complican a Cristina Kirchner

El fiscal del juicio oral del caso Vialidad, Diego Luciani, arrancó hoy su alegato en el proceso en el que se juzga a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por ser la jefa de una presunta asociación ilícita.

En el marco de su alegato, Luciani mostró una serie de mensajes telefónicos del exsecretario de Obras Públicas José López. Se trata de una seguidilla de mensajes del exfuncionario tomados de su teléfono IPhone peritado en el caso de los bolsos con dólares, en el que figuran conversaciones de noviembre y diciembre de 2015, días antes de que Cristina Kirchner dejara el gobierno.

El fiscal destacó que en esos días se activó un procedimiento para «limpiar todo» en Austral Construcciones, lo que implicaría cerrar pagos y liquidar la planta de trabajadores.

Los interlocutores de López en esos mensajes eran el presidente de Austral Construcciones, Julio Mendoza; el propio Lázaro Báez; el secretario privado de Cristina, Mariano Cabral; el extitular de Vialidad Nacional Nelson Periotti; el exsubseretario de Obras Públicas Abel Fatala, y el excoordinador general de la Secretaría de Obras Públicas, Amílcar Fredes. El fiscal también mostró intentos de comunicarse con López del por entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, y de Diego Bermúdez, otro secretario de Cristina.

El cruce de mensajes que mostró Luciani comienza el 26 de noviembre de 2015, cuando López cita a Mendoza en el Hotel Intercontinental. «Te cambio lugar y hora. Te espero a las 16 hs. en Diagonal Norte 725, Hotel Intercontinental, 9no. piso», escribe López. Luciani se preguntó: “¿Por qué motivos, López, dos días después de perder las elecciones, le pide al presidente de Austral Construcciones una reunión?».

Al día siguiente, se coordina una reunión de López con Cristina. “Mañana, 11.30, en Olivos”, le escribe en un mensaje Cabral, secretario de Cristina, a López. “Dale. Gracias”, le contesta el hombre que fue detenido y condenado por intentar descartar bolsos con dinero en un convento de General Rodríguez.

Tras acordar el encuentro con Cristina, López se lo informa al presidente de Austral, con quien había programado reunirse por la tarde en el Hotel Intercontinental. «Mañana la veo, 11.30 hs. Esperame”, señala López. “Ok. Hacerle fuerza el negro”, responde Mendoza. “El Negro” es como se referían cariñosamente a Báez.

“¿Nada, José? Me avisaron que recién terminaste”, le envía por mensaje Mendoza a López pasadas las 13.28. Luego López se comunica con Rocío García, exesposa de Máximo Kirchner, para reunirse con él. «Hola. Me pidió Cristina que lo vea a Maxi hoy. Estará disponible hoy, 22 hs. Sds. José», es el mensaje que le envió López a García. “¿Cómo estás? Le preg. y te aviso”, respondió la exesposa de Máximo Kirchner.

Según los mensajes, los días 29 y 30 de noviembre se coordinó un viaje a Río Gallegos. Lo combinaron Periotti y Mendoza. En ese pasaje del alegato, Luciani mostró mensajes entre ambos en los que señalaban los vuelos y sus horarios.

«Los tiempos apremiaban, debía ejecutarse el plan, a más tardar, el lunes 30 de noviembre de 2015», destacó Luciani y lo justificó con otro mensaje de López a Mendoza.

«Lunes tenés que estar en RGll (por Río Gallegos) antes del mediodía. Porque si no se implementa el lunes, luego es tarde», fue el mensaje del secretario al presidente de Austral el 28 de noviembre, al mediodía. El fiscal señaló que por el sistema de peritaje, se muestran horarios que están adelantados tres horas al horario en que se produjeron.

Otra preocupación de López era confirmar la existencia de certificados de pago de obras. “¿Estás seguro que hay certificados por más de 250?”, le preguntó en otro intercambio a Mendoza. “Sí, seg”, le respondió, textualmente, el presidente de Austral. En ese punto, Luciani marcó la correlación de esa pregunta con la reunión que López había tenido con Cristina: “El secretario de Obras Públicas durante más de 12 años y mano derecha de De Vido, que se había reunido con la presidenta, le pregunta si está seguro de que hay certificados por más de 250. Y recordemos que De Vido, apenas unos días antes, había creado fondos para obras por convenio”.

En ese punto de los cruces de mensajes, entra en la conversación Alicia Kirchner, por entonces ministra de Desarrollo Social. “Hola. Mañana, domingo, después de las 18 hs., ya vamos a estar con Nelson en RGll. Sds.”, le escribió López el mismo 28 de noviembre.

También el 28 de noviembre, vuelve a activarse el canal entre López y Mendoza. “Lunes, necesitaría ver nómina de personal con valores de la quincena, liquidación final y fondo de desempleo”, envía López. “¿Qué sos, el auditor?”, contesta Mendoza. “Lunes a primera hora, para la señora Nva tome decisiones” (sic), replica López. El fiscal explicó: “Cuando se dice Nva, es claro que se quiso decir ´la señora vea y tome decisiones”. Y subrayó: “Acá luce palmariamente demostrado que López tenía que informar los pasos que se daban a la señora, lo que demuestra la inadmisible connivencia entre los actores que deben controlar y no planear nada con ningún contratista. Y mucho menos, ayudarlo a mantener relaciones que exceden el marco ético y moral propio”.

Siempre el mismo 28 de noviembre, se desencadena otra serie de mensajes entre López y Mendoza, que Luciani destacó con particular énfasis. Mendoza envía: “Mirá, nos encontramos en RG el lunes al mediodía y vemos”. López contesta: “Mensaje debería ser, esto es hasta 15 de enero”. Mendoza le manda: “No entiendo”. Y recibe como respuesta de López: “Limpiar todo, ok”.

“¿Qué es 15 de enero”, le escribe Mendoza a López, que contesta: “No dejar sensación nunca más retomar las obras”. Y Mendoza le señala: “El lunes o martes limpiamos a todos”. López le aclara: “Solo que no hay que dar sensación de fuga”. Luciani dijo: “No tengo calificativos para esto, ustedes [por los jueces] sacarán sus conclusiones”.

“Ahora es final. Neutralización. Despidos. Pagos. Después acomodamos. Lo que quieran”, escribió también Mendoza en sus mensajes al ex secretario de Obras Públicas. “Esto es exactamente lo que pasó. Abandonaron las rutas, no les pagaron a los empleados, los despidieron. Después se pagó, se siguió el plan, señores jueces”, subrayó el fiscal Luciani.

El siguiente cruce de mensajes, según Luciani, no deja “ninguna duda de la connivencia entre Lázaro Báez y la entonces presidenta de la Nación”. Son mensajes entre Mendoza y López, nuevamente. “Para redondear tu idea, porque llega la señora a la tarde y L se junta con ella”, dice Mendoza en su mensaje a López, el 30 de noviembre de 2015. “¿Cerraron los certificados?”, le pregunta López. “Estamos en eso. Parte sí”, le responde Mendoza; pero López lo apura: “Es lo primero. Si no, es teoría todo”. Y el presidente de Austral Construcciones le dice: “Te puedo pasar un detalle en media hora. Le paso a Amílcar [por Fredes]”.

A última hora del 1° de diciembre, Mendoza y el propio Lázaro Báez intentan comunicarse con López. Luciani mostró también esos mensajes. ”Atendenos, José. Julio”, escribe Mendoza a López. Y refuerza Báez: “José atendeme un minuto Lázaro. Gracias”. Mendoza le insiste al secretario: “Atendeme”. Y Báez le explica: “Es para coordinar con lo que me dijo la señora. Gracias”. Luciani subrayó que ese mensaje se envió “en vísperas de que Carlos Alonso (subadministrador de Vialidad) le enviara una nota a Austral Construcciones en la que hacía saber que se habían terminado las partidas”.

Y López le escribe a Periotti, el titular de Vialidad: “Hola Nelson, me pidió Alicia adelantar la reunión con ella para las 14 hs.”. La respuesta que llegó fue de la esposa de Periotti, desde el celular del funcionario. “José, soy Liliana. Estoy con Nelson en el sanatorio la Trinidad porque vino con fuerte dolor de pecho y lo están revisando. Te aviso”. La mañana del 2 de diciembre, Lázaro le vuelve a escribir a López. “José, buenos días. Me podrías recibir. Lázaro. Gracias”.

Con las planillas ya enviadas a Fredes, se produce el siguiente intercambio entre López y su asesor, el 3 de diciembre. “¿Cómo te fue?”, pregunta López. Y Fredes responde: “Estoy en eso hasta ahora trabajando después te aviso”. A continuación, Abel Fatala le escribe a José López: “José, de la comisión lo saqué y ahora lo estoy rastreando dónde está”. López le escribe a Fredes: “Cómo va todo”. Y recibe como respuesta: “Creo que bien. Ya volví de Vialidad. Mañana a las 9 Alonso se reúne con Copelotti, Gregorutti y Passacantando para sacar esos Exp [por expedientes] para el pago, yo estoy aquí corriendo con Minplan y Economía para los pagos de mañana, más tarde te llamo”.

En ese punto de los intercambios, el 4 de diciembre de 2015 otro secretario de la actual vicepresidenta, Diego Bermúdez, intentó comunicarse con López mediante un llamado, y también lo intenta hacer Axel Kicillof, por entonces ministro de Economía. A continuación, López le manda un mensaje a Fredes, en el que le escribe: “Llamala a Agostina [por Agustina] Vila. Para envío fondos”. Luciani dice que eso “confirmaría que el ministro de Economía habría prestado conformidad para pagar lo adeudado”. Vila era jefa de Gabinete del Ministerio de Economía y actualmente es secretaria general de la gobernación bonaerense

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados