Feature 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi volutpat justo sed efficit cursus. Mauris fringilla quam.

«Me di cuenta cuando lo vi por televisión», dijo la vicepresidenta

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que se dio cuenta de que Fernando Sabag Montiel había intentado dispararle con un arma en la cabeza «cuando lo vi por televisión», según la declaración testimonial que la jueza María Eugenia Capuchetti citó hoy en el fallo donde procesó con prisión preventiva a los imputados.

El intento de magnicidio contra la exjefa de Estado perpetrado por Sabag Montiel el jueves 1 de septiembre frente al domicilio de Recoleta abrió una nueva etapa esta jornada con la imputación del tirador fallido y su pareja, Brenda Uliarte, principales investigados como coautores de intento de homicidio calificado. El delito que recae sobre los involucrados está «agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa», se lee en la resolución de la magistrada.

Además de los chats cruzados entre Uliarte y Sabag Montiel en los que preveían atentar contra la exmandataria en oportunidades anteriores al hecho frustrado, también se conocieron comunicaciones entre la joven y Agustina Díaz, donde la primera señala que «Hoy me convierto en San Martín, voy a mandar a matar a Cristina». «Voy con el fierro y le pego un tiro a Cristina. Me dan los ovarios para hacerlo», agregó Uliarte.

Ante estas pruebas, la jueza ordenó procesar a ambos en la causa, mientras continúa investigando el rol de Díaz y Carrizo. Precisamente en el fallo de la imputación, Capuchetti hizo referencia a la declaración testimonial que le tomase a la vicepresidenta, en calidad de testigo, al día siguiente del atentado.

La declaración

«Cuando vine acá luego de salir del Senado la gente me estaba esperando a la salida de casa con cánticos, apoyo y libros para firmar», relató Fernández de Kirchner durante la declaración que prestó frente a la jueza federal Capuchetti el viernes 2 de septiembre por la mañana, a la cual tuvo acceso Télam a través del fallo que procesó con prisión preventiva a Fernando André Sabag Montiel y Brenda Uliarte como «coautores» del delito «tentativa de homicidio calificado».

La Vicepresidenta declaró como testigo el viernes 2 de septiembre durante casi 50 minutos en su departamento del barrio porteño de Recoleta, hacia el cual se trasladaron desde los tribunales federales de Comodoro Py 2002 la jueza Capuchetti y el fiscal Carlos Rìvolo, encargados de la investigación.

En ese marco, Fernández de Kirchner expresó: «Cuando bajo, hago un trayecto y la gente se forma en un semicírculo sobre la calle Juncal. Yo comienzo a caminar, saludo a la gente y muchos de ellos traen libros para que se los firme. Cuando estaba dando la vuelta por la calle Juncal, veo que alguien revolea un libro».

La vicepresidenta señaló que «es la primera vez» que le pasa «desde que presenté el libro», y que «nunca» le había pasado «que revoleen un libro».

«Cuando pasa eso, me agacho a agarrarlo. Cuando me levanto, veo que se arma un tumulto de personas que agarran a una persona. Ahí recordé que el día anterior un repartidor había agredido a una persona de mi custodia y pensé que era un caso similar», añadió.

Luego, «termino el círculo, firmo unos libros más y entro a mi domicilio», indicó la titular del Senado.

«Cuando venía en el ascensor, mi secretario Diego Bermúdez estaba muy nervioso y me dijo que creía que había habido un arma porque había escuchado un clic. Cuando llegamos al domicilio, nos sentamos en el comedor diario, vimos las imágenes y constatamos lo que había ocurrido», continuó.

Y aseguró que ahí fue cuando se empezó «a enterar lo que había pasado, que esta persona es brasilero y seguí obteniendo información de esa manera, es decir, a medida de lo que iba surgiendo».

Además, ante una pregunta del fiscal, dijo: «Solo me di cuenta del hecho cuando lo vi por televisión».

Fuente: Ámbito.

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados