La Papa

Neme: “En el Frente de Todos hay sectores que no comprenden al sector agroindustrial”

En un mano a mano con el diario Clarín el secretario de Relaciones Económicas Internacionales criticó al kirchnerismo.

¿Por qué el Mercosur no tiene una estrategia común para conseguir vacunas anti covid?

Evidentemente tiene que ver con la situación del Mercosur. Es decir el Mercosur viene con discusiones internas acerca de cómo se redefine el proceso de integración y desde ese punto de vista, como en esa definición del proceso de integración hay diferencias que han quedado claramente expresadas en la reunión reciente del consejo del Mercado Común, y que no nacieron este viernes pasado sino que nacieron previo a que nosotros asumamos el gobierno. Creo que eso se ha expresado en el hecho de no tener una estrategia política.

Uruguay y Brasil están presionando como nunca para flexibilizar el bloque. ¿Argentina se quedó sola?

De ninguna manera. Primero, todavía no está cerrada la discusión. Más bien se ha abierto públicamente. Hay una propuesta brasileña sobre el arancel externo común y hay una propuesta uruguaya sobre el modo de relacionamiento externo. Somos flexibles, tenemos una idea de que el arancel externo común conviene modernizarlo y disminuirlo en una serie de ítems. Creemos que es necesario proteger los bienes finales, y creo que esa propuesta argentina que está fundada en una metodología aprobada por los cuatro países el año pasado. Vamos a insistir en buscar las convergencias necesarias. En caso de que no se logre, espero que podamos encontrar la forma de flexibilización para poder marcar el tema. Pero no renunciamos, porque estamos de un 75% de convergencia. Brasil tiene una estructura industrial con debilidades y sensibilidades como las que tenemos nosotros.

Las diferencias están en el relacionamiento externo y en bajar o no el arancel externo…

Son dos cosas diferentes, claramente. Se resolvió con buen criterio que se discutan separados. El arancel es un instrumento de protección de nuestros sectores sensibles de la economía; la forma de relacionamiento externo, es cómo se proyecta el Mercosur al mundo.¿El Mercosur se presenta como bloque o individual por cada uno de los países? Nosotros queremos que el Mercosur se proyecte como bloque. Es lo que señala el Tratado de Asunción. Estamos dispuestos a acompañar un programa de negociaciones internacionales. No hemos generando ninguna excusa ni demora adicional, pero queremos que eso sea como bloque. La propuesta de Uruguay que se sintetiza en el punto 8 rompe el Mercosur, está en contra del Tratado de Asunción. Entonces, discutamos una modificación con el Tratado de Asunción. (Neme se refiere a la propuesta que apunta a que los estados parte puedan iniciar negociaciones de preferencias arancelarias con terceros países aún si algún otro del bloque no quiere)

¿Argentina está de acuerdo en modificar el Tratado de Asunción?

No, nosotros estamos de acuerdo en discutir todo y en buscar consenso de todo, porque nada está escrito en piedra. Han pasado 30 años, el Mercosur ha sido una gran construcción de integración regional, sus créditos están muy por encima de sus débitos.

No entiendo. ¿Argentina acepta modificar el Tratado de Asunción?

Me parece que la pregunta no es así. Me parece que la pregunta es: ¿Ustedes están dispuestos a modificar su modo de comprender la relación del bloque con el mundo? No, no estamos dispuestos. Estamos dispuestos a que se mantenga… a que las negociaciones de relacionamiento externo sean desde el bloque.

¿Con qué países hay resistencias de parte de Argentina a hacer acuerdos de libre Comercio dentro de los que están en la mesa? ¿Corea, Singapur, Líbano y Canadá. Uruguay quiere abrirse a Estados Unidos, China, Reino Unido.

Lo primero que tenemos que hacer son los estudios de impacto de las eventuales aperturas de negociaciones. Nosotros no podemos encarar un tratado con Estados Unidos o con China sin hacer un exhaustivo estudio de impacto. Tenemos una estructura industrial compleja, que va desde la producción de satélites, reactores nucleares para uso medicinal, producción de radares, de aviones de entrenamiento para las fuerzas armadas, hasta duraznos, peras, manzanas, tomates, soja, porotos, maní. En todo ese arco productivo, la Argentina tiene un conjunto de cadenas de alta complejidad que tenemos que estudiar de qué manera estarían afectadas en el caso de un tratado de libre comercio, por ejemplo con China, o con Estados Unidos. También hay que tener dimensión de lo que significa negociar con esos países. Yo fui testigo presencial de la discusión del NAFTA en los años 90 entre México y Estados Unidos. Fueron dos años de discusión de 3 países con 400 reuniones mensuales de distintos sectores. No es una cosa liviana.

¿Y qué pasa si Uruguay se corta solo y empieza a negociar acuerdos de libre comercio sin la decisión, sin respetar la decisión 32/00 que lo prohíbe?

Uruguay tiene que remitirse al Tratado de Asunción. Pero es un tema de Uruguay, no nuestro. Quiero decirle que estar abiertos al mundo no es una cosa beneficiosa en sí misma. El mundo no eso mundo generoso. Nosotros lo que tenemos que estar, en la situación que estamos, con un país de mediano desarrollo, que aspira a un desarrollo integral e inclusivo, es estar muy conectados al mundo. La conexión implica un camino de ida y vuelta, de negociación permanente, de búsqueda de reciprocidad en nuestras relaciones. Estar abiertos es algo tan anacrónico como estar cerrados. Se trata de estar conectados. Podemos abrirnos a Corea, pero Corea no nos va a conseguir un certificado para exportar carne vacuna. Hace 14 años estamos gestionando ese certificado. Y la única forma de lograr la habilitación esa es negociar duramente con Corea.

Los cancilleres Felipe Solá y Francisco Bustillo han tenido diálogo, aunque duro ¿Volvieron a hablar Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou después de su pelea?

Entiendo que no, pero no te puedo decir porque no sé, no es un tema que yo…

Dentro del Gobierno hay una tensión permanente. De hecho, en Cancillería presentaron un plan exportador, pero luego aparecen las trabas a las importaciones y cada vez más controles a las exportaciones. ¿Cómo es?

Nosotros tenemos limitaciones de reservas, limitaciones de dólares que son conocidas, con lo cual, tenemos que hacer una administración muy fina del comercio. Eso no impide, al contrario, ordena, una explicación razonable a los actores, a los países que nos interrogan, interpelan por esos temas y no afecta nuestro comercio exterior. Al contrario, en este momento estamos desplegando una enorme actividad, desde esta secretaría, con sus tres subsecretarías, con la agencia de inversiones, con el Consejo Público Privado, y vamos a incorporar a las provincias con el Consejo Federal, para jugar un rol cada vez más activo en el comercio exterior.

Pero todo ello choca con las decisiones de la secretaria de Comercio, La Cámpora o el cristinismo

Hasta ahora francamente a nosotros no nos ha llegado ninguna observación sobre eso.

Pero hay sectores que no tienen entrada hace meses, neumáticos, juguetes. El gobierno de Brasil en particular ha presentado varias quejas

No, la verdad no conozco la situación de ciertos abastecimientos críticos. Yo tengo tractores y he conseguido los neumáticos que necesitaba, hace poco. Creo que nadie tiene voluntad de desabastecer a la Argentina, sobre todo en una cosa como neumáticos, que es un insumo crítico para todo el sector agrícola y para el transporte.

¿Por qué el kirchnerismo tienen tantos problemas con el campo y al agroindustria?

Creo que en el Frente de Todos hay sectores que no comprenden y desconocen el modo de operación de uno de los sectores más competitivos que tiene la economía argentina, que es el sector agro industrial. Pero quiero agregar que en el campo hay una matriz ideológica política que rechaza al peronismo desde sus orígenes. Y más allá de que en muchos casos no es tan así porque no es tan general el campo tal cual se lo denomina, va muy bien en términos económicos, en términos de acumulación de capital, de obtención de financiamiento para maquinaria nueva, de búsqueda y ampliación de mercados. Porque no hay ningún gobierno que haya abierto más mercados en particular a China, donde abrimos 18 distintos productos negociando uno a uno en China. Entonces a pesar de todo eso siempre tiene un prejuicio anti peronista que prevalece sobre sus condiciones materiales.

En el Gobierno ya está listo el borrador para la entrada a la “Ruta de la Seda” de China. Me dicen que el Gobierno lo frenará hasta que se cierre la negociación con el FMI para lo que se necesita el apoyo de Biden y el Fondo ¿Cómo es ese equilibrio?

Son dos cosas distintas. Que no se mezclan. La Ruta de la Seda es una decisión que debe tomar el Presidente de la Nación. Hay una serie de informes que hemos elevado al presidente y el presidente debe tomar una decisión y entiendo que será programada una vez que se pueden programar un viaje a Beijing. Y hablará con su par Xi Jinping y se cerrará un acuerdo o no. Dependerá de ese momento. Sobre la relación con Washington estamos en un proceso de reconstrucción amigable, absolutamente renovada. Una construcción de vínculo diferente y la Argentina necesita tener abiertos todos los escenarios. Nosotros necesitamos una excelente relación con Washington, por la importancia que tiene Estados Unidos en la situación política internacional, en el marco del poder internacional, porque ahí está la sede de los grandes organismos financieros que pueden asistir a la Argentina. Además es un importante mercado para un conjunto de productos argentinos. Estados Unidos es el primer inversor extranjero en la Argentina. La relación con China es más nueva.

¿Y hay decisión de concesión de central nuclear?

Que yo sepa no.

También china querrá poseer obras en la Hidrovía

Son temas que, con toda franqueza, no están en mi orden de decisión. y parte de ser miembro del Frente de Todos es saber que hay límites para la opinión que cada uno tiene.

Un tucumano “por adopción” y hoy entre los pocos peronistas que saben de Agroindustria

Jorge “El Turco” Neme es sin dudas el funcionario que más sabe de Agroindustria en el gobierno actual. La configuración del poder en la Argentina lo encuentra desde diciembre de 2019 al frente de la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Comercio Internacional y Culto.

Es un cargo igual con mayor poder al de su antecesor, porque al asumir como ministro, Felipe Solá recuperó para la Cancillería las funciones del comercio que el Ministerio había perdido entre los gobiernos de Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

Neme se auto proclama “tucumano por adopción”. Sus abuelos eran sirios, y sus abuelas libanesas, miembros de una colectividad que se instaló en el Norte de la Argentina. Su papá era un médico tucumano que hacia su tesis en Buenos Aires, cuando fue invitado por la Universidad Nacional de Tucumán a volver y crear la carrera de Psicología en la UNT. Neme tenía seis años, había nacido en Buenos Aires en 1949 y fue así como se lo llevaron a San Miguel. Hoy uno de sus tres hijos, todos varones, es Santiago Neme, reconocido cirujano, que vive en Seattle, EE.UU.

Neme se recibió de Sociólogo militó en la izquierda nacional de Jorge Abelardo Ramos, pero se identifica con el peronismo tradicional. De su juventud recuerda sus estudios en el Gymnasium, el colegio de la Universidad Nacional de Tucumán, manejado por las corrientes alemanas que se inspiraron en el pensamiento de Humboldt.

Otro de los mejores momentos que recuerda fue su paso como agregado cultural de la embajada argentina en México. Los argentinos allí fueron testigos privilegiados de las primeras negociaciones entre mexicanos estadounidenses y canadienses para lo que sería posteriormente la firma del NAFTA, en 1994. Entre tanto, en el Cono Sur se montaban las bases del hoy maltrecho Mercosur, que actualmente es jurisdicción de Neme.

Al Turco Neme se lo llamaba “el canciller de Tucumán”, una provincia con vínculos directos al mercado exportador. Neme pasó algún mal momento cuando tuvo una denuncia anónima por su gestión provincial en Tucumán. Sigue siendo hombre del riñón del gobernador Juan Manzur, quien si Cristina Kirchner no lo hubiera frenado -en favor de sus “hijos” de La Cámpora-, habría sido parte del Gabinete nacional.

En la Cancillería, Neme está a cargo de las negociaciones económicas y comerciales bilaterales y multilaterales del país. También las negociaciones con los organismos internacionales. Es de hecho el coordinador nacional del Estado.

Las restricciones para contener la pandemia del COVID 19 afectaron el corazón de un trabajo en el que las misiones y ferias comerciales internacionales son el corazón de un aparato que hoy depende de reuniones por Zoom. Aún así, Neme defiende una Cancillería que, asegura, “no tiene grietas, ni internas, ni es un hervidero como dicen algunos periodistas”, se queja. Y apuesta por el Consejo Público y Privado, creado el año pasado junto a unas 240 cámaras empresariales, y por el Consejo Federal que con Solá esperan lanzar en mayo, para impulsar el potencial exportador de las provincias.

Jorge Neme Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería 
Foto Guillermo Rodriguez Adami/ Clarín

Jorge Neme Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería Foto Guillermo Rodriguez Adami/ Clarín

Itinerario

Nació en Buenos Aires, en 1949, pero se crió y educó en Tucumán. Actualmente es el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Comercio Internacional y Culto. Es Licenciado en Sociología con orientación en Economía y Profesor en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Fue Secretario de Estado de Relaciones Internacionales de Tucumán, Secretario Pro-Tempore de la Zona de Integración del Centro-Oeste Sud-Americano y Coordinador del Foro de Políticas Públicas Rurales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos. Es Experto en gestión de inversión pública a través de Organismos Multilaterales de Crédito y Experto en desarrollo rural y regional. Estuvo a cargo de la Coordinación del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) y Coordinó la Unidad para el Cambio Rural (UCAR), que coordina el financiamiento internacional del Ministerio de Agricultura. Fue Director del Centro de Alianzas Público-Privadas para la Competitividad y el Desarrollo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram