Feature 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi volutpat justo sed efficit cursus. Mauris fringilla quam.

Piden reglamentar las leyes que regulan la actividad de «Patovicas»

El legislador José María Canelada, junto a Daniel Jiménez, quien filmó las agresiones a latigazos afuera de un boliche, también solicitó que una comisión reciba a los jóvenes agredidos

Esta mañana el legislador José María Canelada presentó un pedido a la comisión de Derechos Humanos para que reciba a los jóvenes agredidos por personal de seguridad con un boliche. Además, solicitó al gobernador Osvaldo Jaldo que reglamente la ley 9220 que establece las reglas de habilitación de este personal. Con él estuvo Daniel Jiménez, quien filmó las agresiones que se viralizaron en todo el país. «Nos preocupa lo que ha sucedido, el hecho puntual, la violencia que quedó registrado por el teléfono de Daniel. Pero también, la desidia que el Estado tiene en relación a los jóvenes. Lo que no se dijo es que existen normas nacionales, provinciales y municipales que vienen a regular la actividad de quienes trabajar en los locales teniendo a su cargo el acceso y la permanencia», advirtió Canelada.

En ese sentido Canelada explicó que estas normas apuntan a que tengan distintas formaciones, a que sean idóneos, a que tengan herramientas para disuadir situaciones de manera pacífica. No pueden ser violentos que andan castigando personas en las calles. Y al haber normas, lo que hay es una responsabilidad estatal de que esas normas se cumplan. En Tucumán se demoró tres años en promulgar la ley 9220 y todavía no fue reglamentada. Esa ley lo que establece es cuál será el órgano de aplicación, qué funcionario se encargará que exista el registro, qué instituciones van a capacitar y aplicar sanciones. Cuando yo digo Estado ausente, es porque debe cumplir con estas normas».

En cuanto a Jiménez, relató el hecho que vivió durante las agresiones del personal de seguridad. «Salí a festejar el Día del Estudiante y a la salida vi que salía un chico, corriendo. Atrás de él venían cuatro o cinco patovicas. Este chico cayó en la esquina del boliche y ahí fue donde lo agredieron con golpes de puño, con patadas. Me acerqué para tratar de frenar esta agresión y los patovicas se retiraron. Lo senté al chico en la vereda. Tres minutos después, teníamos a los patovicas atrás de nosotros, pero en esta ocasión ya trajeron un látigo con el que empezaron a hostigarnos y a golpearlo. Ahí fue que empecé a filmar la agresión. Cuando ellos se dieron cuenta empezaron a correrme para quitarme el celular y agredirme a mí».

Tambén advirtió que lo amenazaron por redes sociales. «Tuve mucho apoyo por parte de gente indignada, pero también mensajes de personas que se hacían pasar por periodistas para preguntarme dónde vivía, mis datos personales. A mi teléfono personal me llegaron mensajes. Gracias a Dios, no recibí agresiones físicas. Queremos pedirle a la comisión de Derechos Humanos para que intervenga, y un llamado al gobernador para que haga cumplir las leyes que están vigentes»

Incluso, señaló que esta no es la primera vez que ve algo así en un local bailable. «Pasan cosas en los boliches, no sólo en ese, no es la primera vez que pasa. En muchos casos dejan a chicos en el hospital. Yo soy un chico joven, salir a bailar a distintos locales he visto agresiones de los guardias de seguridad».

Por último, Canelada señaló que los jóvenes están absolutamente desprotegidos y recordó que hace poco estuvo exigiendo al gobernador la reglamentación de leyes, una obligación constitucional del Poder Ejectutivo. «Los jóvenes sólo padecen una de las tasas de desempleo más alta y dificultades para estudiar, sino que además cuando salen a divertirse, también están desamparados. La semana pasada estuve exigiendo al Gobierno que cumpla con la reglamentación de las leyes. Lamentablemente, unos días después la realidad estalla y demuestra que cuando el Gobierno no hace lo que debe, un tucumano sufre las consecuencias».

Copyright © 2022 La Papa

Todos los derechos reservados

Copyright © 2022 La Papa i Todos los derechos reservados